Las opiniones de isf

Las opiniones de un distribuidor de software libre

Las actividades en la sociedad digital

June 08, 2024 — Jordán

Una mirada más allá de los ceros y unos

Si tomas conciencia sobre las actividades que realizas entonces deberías acostumbrarte a tomar decisiones que ocasionalmente pongan en riesgo tu adhesión a actividades socialmente aceptadas porque «si todos piensan lo mismo, significa que no hay nadie pensando».

Ya que tomar decisiones conscientes implica rechazar todo aquello que pone en riesgo el control sobre tus actividades, incluso si significa sufrir algún tipo de rechazo.

¿Qué sucede cuando no somos conscientes de la capacidad?

Si nos ofrecen una linterna, somos conscientes de su capacidad para iluminar, pero si tal producto a demás de iluminarnos oye y almacena nuestras conversaciones y las envía al servidor de un tercero ¿no crees que deberías saberlo?.

Esto ocurre en los programas, el software tradicional a demás de cumplir su función te está maltratando en secreto.

Si hubieras sabido lo que te estaban haciendo hubieras escogido otros programas, pero las actividades malévolas suelen estar ocultas a propósito y le das tu consentimiento a través de un ilegible contrato de licencia de términos y condiciones que te te han mantenido dividido e impotente durante todo este tiempo.

Si no sabemos qué hace un producto, estamos entregándole el control sobre nuestra vida, cuando vemos una máquina con cuchillas afiladas y no sabemos manejarla no deberíamos arriesgarnos a usarla, porque significa un peligro para nuestra integridad, ya que en cualquier momento podríamos cortarnos y perder una extremidad.

Si precipitadamente las cuchillas están ocultas el riesgo es aún mayor, de hecho, esto es lo que hace el software privativo de libertad. Si lo tuviéramos presente en nuestro día a día no aceptaríamos contratos ni jurisdicciones que potencialmente impiden nuestros derechos naturales.

Por este motivo cuando te enfrentes ante un programa no debes consentir ningún acuerdo de licencia, decreto o legislación que te prive del control sobre él, es decir deberás considerar las cuatro libertades esenciales del software libre:

  • La libertad de ejecutar el programa como se desee, con cualquier propósito (libertad 0).
  • La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que se desee (libertad 1). El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.
  • La libertad de redistribuir copias para ayudar a otros (libertad 2).
  • La libertad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros (libertad 3). Esto le permite ofrecer a toda la comunidad la oportunidad de beneficiarse de las modificaciones. El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.

De lo contrario; si el programa no otorga estas cuatro libertades o si las otorga parcialmente, el programa no es libre y debes rechazarlo.

La propiedad privada y el privilegio de autor

May 20, 2024 — Jordán

Comprar, regalar, vender y modificar aquello que nos pertenece es parte de las decisiones voluntarias que tomamos cada día y cualquier distorsión en ello generará problemas para toda la sociedad en menor o mayor medida.

Si escribes un libro, eres dueños del libro, si compras una copia del libro esta te pertenece, si plantas semillas ellas y sus frutos te pertenecerán. Esto es una ley ley natural y la paz depende de que no se prive a nadie del control sobre aquello que le pertenece.

¿Pero qué ocurre cuando vendemos, regalamos o intercambiamos?

Cuando vendemos, regalamos o cambiamos una de nuestras cosas, aquello que nos pertenecía pasa a ser de otro y nosotros perdemos el control sobre aquello que era nuestro de manera voluntaria

¿Pero qué sucede cuando tenemos más de una cosa?

Si escribo un libro y vendo o regalo una copia, entonces perdí el control sobre aquella copia, no habré perdido el control sobre el libro u otras copias que no vendí o regalé. Esto es de hecho, lo que ocurre cuando compramos o recibimos una copia de software libre, quien sea que la recibe toma el control sobre ella y así se convierte en dueño de la copia, «esto no significa que te conviertas en el autor».

¿Pero qué ocurre con el derecho de autor?

El mal llamado "derecho" de autor es un privilegio creado por el gobierno para impedir y restringir a quienes compran o reciben una copia, atacando así al control sobre tu propia vida y actividades.

Así es como crea un monopolio que perjudica e impide el vender, regalar, copiar o prestar una copia del libro que compraste, o de compartir con otros la copia de música que descargaste.

El derecho de autor, lo llamo «privilegio de autor», porque es una prebenda creada por el Estado para darle a sus amigos un poder injusto, pisando así la libertad natural de los individuos negando el control sobre aquello que nos pertenece. Esto es un ataque a la propiedad privada y un crimen.

Comparte, descarga, imprime y habla de este folleto y otros recursos útiles para hablar del software libre.

Distopía transnacional

May 06, 2024 — Jordán

El mundo galopa sin parar hacia una distopía transnacional. Esta amenaza no se reconoce fuera del círculo de gobernantes, ya que se ocultan tras el secreto, privándonos de la transparencia e impidiéndonos así, reconocer la magnitud de sus actividades y objetivos.

Internet, la mayor herramienta de emancipación, se ha transformado en el arma más peligrosa del totalitarismo, convirtiéndose en una amenaza para la civilización humana.

Estas transformaciones han sucedido en silencio, porque quienes saben lo que está pasando trabajan en la industria de la seguridad gubernamental y carecen de incentivos para denunciarlo públicamente.

Si no lo rechazamos, en unos pocos años la civilización del mundo se convertirá en una distopía posmoderna de vigilancia en la que sólo los individuos más capacitados podrán escapar. Y de hecho ya estamos en ella.

El rol de los gobiernos

April 25, 2024 — Jordán

Los gobiernos están utilizando la red para dar lugar al mayor aparato de espionaje y vigilancia que los ciudadanos hayan experimentado. «Estamos viviendo una realidad que convierte a Goerge Orwell en el más grande de los visionarios», una dinámica aparentemente irreversible.

La libertad que disfrutamos en Internet desde su creación y popularización se nos está escapando entre los dedos, está desapareciendo trás todo un conjunto de tecnologías de monitoreo, sistemas de reconocimiento facial, vigilancia digital, la inspección profunda de paquetes, los filtros y la recopilación de datos, han convertido al mundo en que vivimos en una realidad distópica que nos va a costar mucho trabajo explicar a nuestros descendientes.

Novedades

He movido el sitio web de isf.neocities.org a libertysoftware.cl. Ahora podrás acceder a las últimas actualizaciones desde «libertysoftware.cl», visita el sitio web regularmente y entérate de las últimas novedades y cambios potencialmente relevantes para el movimiento por el software libre.

La función del sistema

April 18, 2024 — Jordán

Si en un arrebato de moralidad, decides prescindir de los servicios de las empresas amparadas en el «privilegio de autor» aquellas que te impiden hacer lo que quieres con tu dinero o donar a una causa que estimas justa, encontrarás que en el mundo en el que vivimos hacer una vida mínimamente normal sin ellas es extremadamente difícil.

La red es la herramienta más poderosa para que los ciudadanos en las sociedades democráticas pongan en práctica una supervisión completa sobre las actividades de sus teóricos representantes, los políticos.

Pero ante una herramienta así, surge un problema de primera magnitud, una disfuncionalidad manifiesta: hacía ya mucho tiempo que esos teóricos representantes de los ciudadanos habían dejado de representarlos, para pasar a representarse a sí mismos y a sus intereses particulares.

Pocas cosas están más justificadas en la vida pública que la transparencia. Por el hecho de serlo, un político, por su condición de representante y servidor de los ciudadanos, debería tener un deber de transparencia absoluto:

Deberíamos saber que hace, donde está en cada momento, con quien se reúne, de que temas habla, que acuerdos o promesas hace, su agenda, sus opiniones en todos los temas relevantes... desempeñar la función pública (de existir) debería exigir una garantía de transparencia total en todo, incluidos por supuesto los ingresos y gastos.

En un mundo así, con políticos y gobiernos comprometidos con ese nivel de transparencia, Wikileaks no sería en absoluto necesario.

Hoy, la tecnología proporciona todas las herramientas necesarias para que esa transparencia tenga lugar. Podemos saber en todo momento donde está una persona y podemos además proporcionarle herramientas para que informe de todos sus pensamientos, reuniones o decisiones.

Pero en su lugar, lo que los políticos y los gobiernos están haciendo es pretender utilizar la tecnología no para que los ciudadanos les exijan esa transparencia, sino para imponer a esos mismos ciudadanos una vigilancia que en modo alguno esos ciudadanos desean ni estiman conveniente.

En lugar de utilizar la tecnología para controlar al poder político, el poder político pretende utilizar la tecnología para controlar a los ciudadanos. Un giro completamente inaceptable.